dimarts, 17 de juny de 2008

Descans

Seré uns dies fora a un parell de congressos, i per aquest motiu aquest bloc es pren un descans d'un parell de setmanes.

3 comentaris:

Jackyuss ha dit...

Uuuuuuu!!! = No me parece bien!
Ya podrías actualizarlo y así contarnos tus experiencias internacionales...

Jackyuss ha dit...

Portes més d'una setmana sense actualitzar el blog!!
T'hauria de fer vergonya...

PS: ¿Sabes el chiste del granjero con gallinas que no le ponen huevos y contrata a un físico para que le asesore? No entendí el final. Si no te lo sabes ya te lo contaré, que tiene un final curioso. Y no le pillo la gracia :)

Saludos!

Daniel ha dit...

La historia siguiente (tomada de Grünfeld1, 1991), de la que existen muchas versiones, ejemplifica (esquematiza, caricaturiza) la relación entre la física y
otras ciencias.


“Un grupo de empresarios se había asociado para comprar un caballo de
carrera por una importante suma. Pero el caballo resultó malo: invariablemente perdía. Los inversores buscaron ayuda: entrenadores, jockeys, veterinarios. Pero continuaban los fracasos. Finalmente, desesperado, uno de ellos sugirió pedir asesoramiento a un físico.
Éste vino a ver el caballo y prometió estudiar el problema.
A las tres semanas los llamó por teléfono: “Ya tengo la solución. Mañana voy”. Al día siguiente abrió la carpeta y comenzó su exposición: “Bien. Supongamos,
para empezar, que el caballo es esférico y de masa despreciable...”

Otras versiones hablan de vacas que producen poca leche, y de una segunda aproximación al problema: Ante las quejas de los granjeros de que las vacas no son esféricas, sino que tienen patas, dice el físico, tras un nuevo período de
estudio: “Sea una vaca con infinitas patas...” Este cuento es una buena ilustración para explicar donde tropezamos a menudo los físicos en nuestras comunicaciones con legos, o con especialistas
de otras ciencias. Creemos estar haciendo una presentación elemental
simplemente porque eludimos la complejidad matemática en la parte formal, pero fallamos en transmitir algo esencial: nuestro modo de razonamiento,
nuestro universo mental. Dejamos tácitas las pautas generales por las cuales un físico, para determinados problemas, puede, por ejemplo, hacer un modelo
en el cual los caballos son esféricos y, lo que es peor, sacar una conclusión que coincida con lo observado.

1
V. Grünfeld, El caballo esférico (Temas de física en biología y medicina), Lugar científico, Lugar Editorial SA, Buenos Aires
(1991), página 13.