dijous, 25 de febrer de 2010

Plaers en parella

  • Truita francesa i pa amb tomàquet
  • Escalivada i anxoves
  • Formatge i raïm
  • Cafè i xocolata negra
  • Arròs i salsa de soja
  • Formatge i vi
  • Xocolata desfeta i fruita
  • Salmó fumat i philadelphia
  • Pa i oli
  • Bacallà i tomàquet
  • Rúcula i formatge de Parma
  • Ginebra i tònica
  • Cafè amb llet i diari

4 comentaris:

Anònim ha dit...

Uva y queso, sabe a beso.

Juan Ramón Jimenez.

Anònim ha dit...

He estat tafanejant la web per a citar-te alguna font on poguessis comprovar que la frase és seva, però no he trobat res prou fibale. Jo ho vaig llegir a Platero y yo, i no ho he oblidat :D

poesiaula ha dit...

mmm... aquest apunt alimenta!
Isabel

ideesicontraidees ha dit...

Anònim: tens raó. Platero y yo, capítol 38, "El Pan":

"Te he dicho, Platero, que el alma de Moguer es el vino, ¿verdad? No; el alma de Moguer es el pan. Moguer es igual que un pan de trigo, blanco por dentro, como el migajón, y dorado en torno — ¡oh sol moreno!—, como la blanda corteza.

A mediodía, cuando el sol quema más, el pueblo entero empieza a humear y a oler a pino y a pan calentito. A todo el pueblo se le abre la boca. Es como una gran boca que come un gran pan. El pan se entra en todo: en el aceite, en el gazpacho, en el queso y la uva, para dar sabor a beso, en el vino, en el caldo, en el jamón, en él mismo, pan con pan. También solo, como la esperanza, o con una ilusión...

Los panaderos llegan trotando en sus caballos, se paran en cada puerta entornada, tocan las palmas y gritan : “¡El panaderooo!...“ Se oye el duro ruido tierno de los cuarterones que, al caer en los canas tos que brazos desnudos levantan, chocan con los bollos, de las hogazas con las roscas...

Y los niños pobres llaman, al punto, a las campanillas de las cancelas o a los picaportes de los portones, y lloran largamente hacia adentro: “¡Un poquiiito de paaan!...”"

De fet aquest és l'origen de l'expressió. Ben trobada!